¿Cuál es la mejor leña para la chimenea?

La mejor leña que podemos utilizar es la más dura. En España la leña más dura es la de encina o el roble. Sin embargo, si vivimos en zonas donde es fácil encontrar olivo o naranjo pueden ser una buena alternativa si no podemos comprar las primeras por nuestra zona.

La leña de pino es muy buena como iniciador de fuego, pero por su elevado precio no suele utilizarse como madera de mantenimiento.

Se desaconseja completamente la utilización de maderas barnizadas, como el parquet, puertas antiguas, vigas barnizadas, etc. El uso de este tipo de maderas puede intoxicarnos al desprenderse los vapores tóxicos de los barnices que contienen durante la combustión.


¿Qué calienta más: las briquetas o la leña?

Las briquetas proporcionan más calor, su poder calorífico es muy potente aunque varia en función de cada fabricante y de los residuos de madera con que fabrique las briquetas. Sin embargo, aunque las briquetas tienen un mayor poder calorífico su duración es mucho menor que una buena leña de encina o roble.

Las briquetas son un buen recurso para calentar una casa que ha permanecido cerrada muchos días. Lo aconsejable es comenzar utilizando las briquetas para crear un ambiente caldeado y luego mantener el fuego con una buena leña de encina. La combinación de ambos combustibles es la alternativa más recomendable.

El uso de briquetas en pisos, áticos, buhardillas etc., es una alternativa razonable debido a que es un combustible limpio, fácil de apilar y sencillo de transportar.

Recuerde que no todas las briquetas son iguales. El residuo forestal con el que estén fabricadas será lo que determine el precio y el poder calorífico de esta energía alternativa denominada biomasa.

En el mercado nacional aun es difícil encontrar briquetas de carbón o lignito , pero su poder calorífico y su duración es mucho mayor que el que proporciona la briqueta de madera. Su elevado precio, pues es un producto de importación, dificulta su entrada en nuestro mercado, pero su rendimiento es muy notable frente a otros combustibles.


¿De qué material están fabricadas las briquetas?

La briqueta es un combustible sólido parecido a la madera que se incluye dentro de la llamada biomasa, una energía renovable que se produce de la limpieza de los bosques y residuos de maderas.

Las briquetas se hacen en fábricas acondicionadas para tal función y con una maquina denominada briquetadora. El serrín resultante de triturar la madera, tras un tiempo de secado, se introduce en la briquetadora que lo prensa mediante calor (nunca es aglutinado con pegamento ni aglutinantes químicos).

La diferencia entre una buena y una mala briqueta está en el residuo con el que se fabrique. Una briqueta fabricada con madera o viruta de haya dará una resultado sensacional, nos dará calorías y un buen rendimiento. Una briqueta fabricada con residuos de pino nos dará calorías pero su duración será muy corta.



¿Cual es el mejor lugar para apilar la leña?

Lo más aconsejable es apilar la leña a cubierto, en una leñera acondicionada para guardarla o, si se dispone de él, en el garaje. Menos aconsejable es tenerla al descubierto tapada con un plástico, aunque es algo muy común, ya que todo varía en función de la disponibilidad de espacio de cada consumidor. Si la leña es seca (no verde) no pasa nada por que le caigan unas gotas de lluvia, pero si podemos protegerla mucho mejor.

En dúplex, áticos y casas convencionales que poseen chimenea el consumidor suele apilar la leña en el trastero o en alguna terraza, son otras ideas muy validas.



¿Qué espacio ocupan 1.000 Klg. de leña de encina?

Normalmente una leña de encina cortada y secada con al menos 6 meses de tratamiento, ocupa un espacio de 1,70 x 1,70 x 70 cm.

Ponemos como referencia la cantidad de 1.000 kilos debido a que es una cantidad que habitualmente suele adquirir el consumidor medio que dispone de chimenea. Estas medidas son aproximadas y siempre hablando de la mejor leña de encina que se puede comprar en nuestro país. Estas medidas no sirven para otras maderas más livianas y con menos poder calorífico.


¿Cuándo es mejor época para la compra de la leña?

La mejor época para comprar nuestra carga de leña es el periodo que va de septiembre a octubre. La leña de encina pasa por un proceso desde su poda hasta su posterior almacenamiento en su hogar de al menos 7 meses. Por lo cual para adquirir leña de encina seca (no verde) los meses de septiembre y octubre son los más propicios.

No debemos confundir los términos leña seca y leña mojada. Leña seca es la que ha pasado por un proceso de secado en el campo durante unos meses y la leña que está seca (que ya no está verde) pero que se ha mojado en el almacén por adquirirla el consumidor poco previsor en época de lluvias. Lo ideal una vez secada la leña, seria poder mantener a cubierto la leña en el almacén pero esto encarecería notablemente el precio final de la leña de encina y retrasaríamos su proceso natural de secado.


¿Cual es el mejor iniciador de fuego?

Llamamos iniciador de fuego al producto con el que iniciamos el fuego pero que no sirve como combustible para mantenerlo durante mucho tiempo. Suelen ser productos o leña con mucho poder calorífico.

Entre los iniciadores de fuego más demandados están: la leña de pino en astillas, los costeros y las piñas de pino. Las briquetas también pueden ser utilizadas como iniciadores de fuego en chimeneas y estufas. Las pastillas de encendido y los líquidos inflamables son aconsejables para encender maderas blandas y carbón vegetal, pero no sirven para combustibles sólidos de gran dureza como el carbón mineral.

El uso de un iniciador de fuego u otro va en función del gusto y de la habilidad que tenga la persona encargada de encender el fuego.

Desaconsejamos el uso de alcohol de quemar o gasolinas para prender cualquier fuego, pues corremos el peligro de que se inflame el envase que contiene el líquido y tengamos un grave accidente. Los líquidos auto-inflamables que se venden en el mercado poseen un tapón de seguridad que imposibilita el ncendido del envase, pero el uso de gasolina o alcohol de quemar no nos garantizan la seguridad que ofrecen los productos fabricados para el cometido de encender barbacoas o chimeneas.



¿Diferencias entre el consumo de carbón mineral y leña en una estufa?

La diferencia entre el consumo de leña en una estufa o quemar carbón mineral está en que el carbón mineral no aporta la belleza de las llamas, ni el aroma de la leña de encina. Sin embargo, en su favor diremos que el carbón mineral aporta un mayor número de calorías y la dependencia de carga es menor que en la leña, es decir, en una estufa quemando carbón, podemos olvidarnos de recargar la estufa durante un par de horas y la estufa continuará encendida y desprendiendo calorías como desde el primer momento.

¿Qué tipo de carbón mineral es el apto para una estufa?

Tanto para estufa como para chimenea el carbón mineral que se utilizará es la antracita.

Se consume en diferentes tamaños, grancilla el más pequeño, granza el tamaño medio y galletilla el mayor.

El tamaño o granulometría del carbón no cambia sus calorías ni su duración. El que exista diferentes granulometrías estriba en la diferencia de aparatos que queman el carbón. Una caldera de una comunidad de vecinos por norma general consume grancilla y una cocina económica puede necesitar quemar galletilla por falta de tiro.

El carbón mas grueso al dejar mayor espacio entre si permite la entrada de aire y se quema con mayor facilidad pero también con mayor rapidez, por ello las grandes calderas de comunidades utilizan el carbón mas pequeño ya que tiene una mayor durabilidad.

Importante:

La hulla o el carbón vegetal no son aptos para su combustión en estufas de carbón convencional.

Si utiliza hulla correrá el riesgo de fundir el interior de la estufa debido a que éste tipo de mineral tiene un alto poder calorífico, siendo el utilizado para fundir piezas de metal.

Al adquirir este tipo de combustible es aconsejable asegurarse que la madera utilizada para su fabricación sea una madera dura: a mayor dureza mayor rendimiento.